TEMPLO DEL ESPIRITU SANTO DE LA
COMPAÑÍA DE JESÚS

   Fue en París, sobre la colina de Montmartre, que en 1534 se celebro la misa, con la cual se fundo la " Compañía de Jesús" aprobada en 1540 por Paulo III. Llegaron a México los primero padres jesuitas en 1572. El 9 de Mayo de 1578 se otorgaron a los religiosos los terrenos; cuatro años después don Melchor de Covarrubias les hizo una cuantiosa donación y fue el patrono del instituto, iniciando formalmente la casa de la Compañía de Jesús con el nombre del Espíritu Santo en la ciudad de Puebla.

   El primitivo Colegio del Espíritu Santo levantó una pequeña iglesia; se trataba de una construcción de una torre, situada en la esquina noroeste del conjunto (4sur y Juan de Palafox). La iglesia era un cañón de bóveda con un crucero, con dos puertas, la principal al noroeste y la del costado al noreste y altares con retablos dorados. Como carecía de atrio, para darle mayor espacio, se obligó al vecino de enfrente a ceder parte de su terreno para dejar una plazoleta que hasta la fecha existe, aunque reducida más tarde por la segunda construcción que se describe mas adelante.

   En el siglo XVIII, contando con toda la manzana, decidieron construir un templo más amplio y suntuoso para lo cual aprovecharon los muros laterales y la sacristía del ya existente. Edificaron una magnífica iglesia basilical de tres naves; cada una de las laterales se compone de cuatro bóvedas iguales y sólidas columnas de cantería labrada, tiempo después se levantó el pórtico, sobre el cual se diseñó el coro y dos torres de grandes proporciones, terminadas a principios del siglo XIX. Durante la época colonial, la única iglesia con dos torres altas, con excepción de la catedral, fue la de los jesuitas. La obra de este edificio corresponde al arquitecto José Miguel de Santa María. El templo se concluyó y fue consagrado el 28 de febrero de 1767 por don Francisco Fabián y Fuero obispo de Puebla.

   El Colegio del Espíritu Santo pasaría, después de la Reforma, a ser Colegio del Estado, y más tarde Universidad, hoy Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. De la antigua decoración de la iglesia solo quedan esculturas en las esquinas del tambor de la cúpula, de planta rectangular y cimborrio elíptico. Catarina de San Juan, fue bautizada por los Jesuitas, con afán de aprender la doctrina cristiana y la vida de Santos, fue comprada, por intermediario, para servicio del capitán Miguel Sosa, considerándosele santa al morir.

   El interior del templo tiene planta basilical (tres naves) siendo mas alta la de en medio, la división de estas se da por un grupo de cuatro machones de columnas que se desplantan sobre una basa de cantera, que soportan dando hacia las naves laterales, arcos formeros de medio punto recibidos en el muro. Las naves laterales están cubiertas con bóvedas de arista, la nave central es de bóveda de lunetos y se compone de cuatro arcos formeros. En la cúpula no hay linternilla sino un gran rosetón de madera, los brazos del crucero son mas altos que las naves laterales, con dos lunetos en cada uno de los extremos, con ventanas de cada lado, aprovechados para poner vitrales. La unión del crucero con el presbiterio provoca una prolongación del muro, dejando un presbiterio de muro a muro mucho mas alto, con una serie de altares elevados. El muro del presbiterio es de planta semicircular y rematado en tímpano, al muro absidial se le adoso un retablo de mampostería imitando cantera, estilo neogótico. El altar es de estilo neoclásico. La nave central muestra un óculo, con un vitral que representa al sagrado corazón de Jesús. Los altares están dedicados a: San Ignacio de Loyola, la Virgen del Pilar, a Santa María, a la Inmaculada, a la Guadalupana, y la Crucifixión.

   La sacristía queda detrás del altar mayor, compuesta por tres bóvedas adornadas con un lienzo, el muro adornado de un pulido retablo. Tiene su propia cúpula sin tambor a base de gajos, logrando la entrada de mucha luz.

   En el exterior, el pórtico es de cantería labrada con nichos, donde se albergan las imágenes de San Ignacio de Loyola y de San Francisco Javier, San Luis Gonzaga y San Juan Berchmans, mismas que se colocaron en 1899.Tres grandes arcos correspondientes a las tres naves dan acceso al pequeño atrio sobre el cual se desplantan las torres, mezcla de varios estilos, con acabado de argamasa. La fachada por el lado de la calle Juan de Palafox y Mendoza, es sencilla, con paneles de ladrillo y un zócalo de cantera con cornisas, y contrafuertes. La cúpula de la Compañía, es extraordinaria, ya que permite dejar contrafuertes en cada esquina, en cuya unión con la cúpula se cubre de azulejos.

   Arriba de la ventana del segundo cuerpo en el centro de la fachada, esta el escudo de La Compañía del Santísimo Nombre de Jesús, formado por una corona de ramas, de vid la de la izquierda y de laurel la de la derecha. En el centro de esta corona se encuentran las iniciales de IHS.

Transcribió. Guadalupe Lara Aguilar

Bibliografía:

"Las Iglesias de la Puebla de los Angeles"

Eduardo Merlo Juárez, José Antonio Quintana Fernández.

UPAEP, A.C. 2001

regresa a pagina principal
Historia y descripción arquitectónica.
44- La Compañia de Jesús
(Juan de Palafox y Mendoza y 4 Sur)