SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE

   En 1694 y con el apoyo del cura de Tlatlauhquitepec, el herrero Juan Alonso Martínez Peredo se propuso construir un templo dedicado a la Virgen de Guadalupe, obteniendo la autorización del obispo Fernández de Santa Cruz; en 1714 se concluye la construcción y se consagra el templo el 12 de diciembre de 1722.

   Al iniciarse la segunda mitad del siglo XVIII, se construyó con los bienes de la viuda del General Ortiz y Largachi un colegio contiguo al templo con la advocación de Nuestra Señora de la Merced de Redención de Cautivos, ocupándolo las colegialas mercedarias en 1765.

   A causa de las Leyes de Reforma, la iglesia y el colegio se vendieron en 1870, hasta que en 1903 toma posesión del templo la orden de misioneros Guadalupanos creada por el primer arzobispo de Puebla Don Ramón Ibarra y González. En 1960 el comité Pro Restauración de Monumentos y zonas típicas de Puebla, logró liberar dos plazuelas laterales ocupadas por casas comerciales y una gasolinera, logrando así una vista que hace apreciar el conjunto en toda su magnitud y belleza..

   La fachada muestra el estilo barroco poblano, revestida de azulejos de talavera y petatillo, con reminiscencias mudéjares; tiene en el cuerpo central un arco a todo lo alto del frontis, recubierto de talavera blanca y azul; dentro del espacio de este gran arco, se ubica el acceso cuyo vano es también un arco de medio punto enmarcado en cantería y ricamente ornamentado en las enjutas. Sobre él, se abre la ventana rectangular del coro y sobre ella un nicho en forma de concha abrazado por un frontón roto, todo esto entre columnas, cornisamientos y remates de argamasa ricamente decorados. En el espacio entre el gran arco de talavera y este frontis, hay una decoración toda ella de la misma cerámica que, en forma de pañuelo sobre fondo blanco, va haciendo grecas de color azul, verde, amarillo y naranja y entre ellas tableros de la misma cerámica con símbolos de la Virgen.

   Las dos torres laterales, enmarcan la portada; su desplante está recubierto de ladrillo y azulejo y albergan cuatro tableros de talavera dos de cada lado, que representan las apariciones de la Virgen a Juan Diego y repartido entre ellos el elogio de Benedicto XIV "Non Fecit Talliter Omni Nationi", mas otros dos tableros con la Luna y el Sol. Las torres tienen tres cuerpos con un trabajo de argamasa muy barroco.

   La cúpula de la capilla lateral es gallonada revestida de ladrillo, ornamentada a base de argamasas barrocas. La cúpula principal también está revestida de talavera azul y blanca y tableros con símbolos de la Virgen como el Sol, la Luna y la estrella.

   El templo tiene planta de cruz latina con un pequeño coro sobre el ingreso. Está cubierto con bóvedas de cañón con lunetos decoradas al estilo neoclásico. El presbiterio está cubierto con una bóveda de plato sobre pechinas decoradas con pinturas de pontífices que han alabado el culto guadalupano.

   Traspasando el sotocoro y del lado del Evangelio se ingresa a la capilla lateral, decorada profusamente con yeserías barrocas en muros, columnas, entablamento, bóvedas y pechinas todo en color blanco..

   Después del coro y antes del crucero, hay en ambos muros, cuatro grandes lienzos que representan las apariciones del Tepeyac.

 

Transcribió. Guadalupe Lara Aguilar

Bibliografía:

"Las Iglesias de la Puebla de los Angeles"

Eduardo Merlo Juárez, José Antonio Quintana Fernández.

UPAEP, A.C. 2001

regresa a pagina principal
Historia y descripción arquitectónica.
42- Ntra. Señora de Guadalupe
(Reforma 1108)