SANTA MÓNICA

   Desde el año de 1606, Francisco Reynoso y Julián López trataron de establecer un asilo para señoras cuyos maridos estaban ausentes. Como el proyecto no prosperó, pues éstas no quisieron acudir al asilo, el edificio fué destinado para recojimiento de mujeres perdidas. El señor obispo Santa Cruz lo trasladó a otro sitio, en que estableció el recogimiento de María Magdalena, y en el antiguo fundó un colegio para doncellas y viudas pobres, con la advocación de Santa Mónica, obtenida, según tradición, por sorteo en que tres veces salió el nombre de la santa. Por breve de 14 de septiembre de 1682 la fundación fué autorizada; pero el año siguiente el obispo cambió de idea, y el mes de agosto presento a los cabildos eclesiastico y secular el proyecto de transformar el colegio en monasterio de religiosas agustinas recoletas. El Virrey concedió su aprobación el 7 de octubre del mismo año de 1683, y la escritura de fundación fué firmada por el señor Santa Cruz el 28 de noviembre de 1686 y la llevó a cabo en 1688. El mismo hizo cuantiosas limosnas para la fábrica d ela casa, y el caballero Jorge Zerón Zapata donó cincuenta mil pesos para edificar la iglesia, en tanto Don Juan José de Veytia Linaje dió cinco mil pesos para el retablo. Por su estilo, la obra parece datar de fines del siglo XVll. El delicioso patio de azulejos es del siglo XVlll.

El exterior es muy sobrio. La iglesia se alínea a la calle y tiene dos portadas; la torre queda del lado del convento. La iglesia es de una nave, con bóvedas de arista y de cañon con lunetos; cúpula sobre tambor; testero plano. La decoración y los altares pertenecen a un estilo que pudiéramos llamar "Tolsa recargado". A los lados del presbiterio se ven las estatuas orantes de los benefactores: el señor Santa Cruz y Zerón Zapata. Casi a los pies del templo, en una urna de cristales, la imágen del señor de las maravillas recibe intenso culto. Se conservan integros los dos coros alto y bajo, amplísimos, con rejas y celosías y en el inferior criatículas.

En 1934, por algunas denuncias, el gobierno descubrió en Puebla varios conventos clandestinos, entre ellos el de Santa Mónica. En su edificio fueron reunidos los objetos no reclamados por las monjas como de propiedad personal, de los conventos de Capuchinas y Santa Catalina, y con todos ellos y los que ahí quedaron se organizó mas tarde el museo de Arte religioso de Santa Mónica, que aun subsiste. Es digno de visitarse por la enormidad de número de piezas de arte eclesiástico, entre las que hay algunas pinturas y esculturas de valor, labores de manos de las monjas y otras curiosidades. Con el respeto debido se conserva el corazón del señor obispo Santa cruz en un frasco, denmtro de un estuche.

Bibliografía:
"La Catedral y las iglesias de Puebla"
Manuel Toussaint, colegio nacional, 195
4.

regresa a pagina principal
Historia y descripción arquitectónica.
15- Santa Mónica
(5 de Mayo y 18 Poniente)