SAN JOSÉ

   Siguiendo por la antigua calle de los Mercaderes, que hasta principios del siglo XX fué la principal arteria de Puebla, se llega a la plazuela de San José y ese enorme e interesante templo parroquial. El conjunto de edificios es tan importante que casi parece una pequeña catedral.

   El origen del templo se debió a que el ayuntamiento eligió en 1556 a San José como patrono contra los rayos. Se edificó una pequeña iglesia, que fué concluida en 1595 y erigió en parroquia el señor obispo Don Diego Romano, desmebrándola del Sagrario. Esta pequeña iglesia es la que sirve de vestíbulo a la actual, que fué comenzada por los años de 1628. Para 1653 estaban concluidas la capilla mayor y la nave central, pues ese año el maestro albañil José de la Cruz contrató la construcción de las naves laterales con seis bóvedas: dos grandes y cuatro chicas. Se dice que en un principio estuvo techada de madera, y que el Capitán Antonio Fernández de Aguilar hizo construir las bóvedas y rebajar un tanto los pilares, que eran demásiado gruesos. Debe haber sido terminado en el último tercio del siglo XVll, antes de 1693, en que fué comenzada la capilla de Jesús. Hasta 1771 tenía placas de Tecali en vez de vidrios, y sus bellísimos retablos datan algunos del siglo XVll y otros del siglo XVlll.

   El exterior ofrece un aspecto de solemnidad unido al típico poblano de revestimiento de ladrillo, así en la fachada del templo como en la gran casa de ejercicios anexa. La portada, graciosa, con columnas y pilastras revestidas de azulejos; el campanario, esbelto en la esquina, y luego al fondo, la enorme capilla de Jesús, con su gran cúpula y sus balaustradas que ciñen todo el perfil. El conjunto se halla sobre una elevada plataforma con amplias escalinatas.

   El interior es no menos atractivo. La iglesia de tres naves separada por arcos, Las pilastras de las naves laterales se ven rebajadas como dice el cronista. La cúpula carece de tambor. El altar mayor es del siglo XlX, pero las naves laterales estan materialmente cuajadas de retáblos barrocos y churriguera.

   La Sacristía es acaso la más bella de Puebla, así por su arquitectura como por su cajonera y los valiosísimos cuadros que la exornan.

   De las varias capillas que se abren al interior del templo, la más notable, verdadera joya arquitectónica, es la que sirve de sagrario, conocida también por capilla de Jesús Nazareno. Fué edificada de 1693 a 1706, y nos muestra un estilo barroco sobrio, raro para su época. Sus dimensiones son enormes; su planta cruciforme sostiene la gran cúpula con tambor octagonal, con su casquete por paños. Las columnas del crucero revelan una mano maestra, así en sus proporciones como en su técnica. En la sacristía se encuentra un cuadro firmado por Marimón, que representa a un grupo de sacerdotes que lleva su cruz a cuestas siguiendo a Jesús. En la capilla existe una Vida de San Ignacio, por Zendejas, de 1781.

Bibliografía:
"La Catedral y las iglesias de Puebla"
Manuel Toussaint, colegio nacional, 195
4.

regresa a pagina principal
Historia y descripción arquitectónica.
13- San José
(2 Norte y 18 Oriente)